domingo, 30 de agosto de 2009

¡QUÉ CAIGAN YA LAS PESETAS!- Historias de Peromingo-
























¡Qué caigan ya las pesetas!
El caso fue singular
Y sucedió en un mitín
Que se dio en nuestro lugar.
La ocurrencia fue muy buena
Cuando llegaba a su fin
En el fondo de la plaza
Se armó la marimorena.
Una voz clara y concisa
Arrojó esta cuchufleta
Entre aplausos y entre risas:
¡Qué caigan ya las pesetas!

El acto era franquista
Pues rondaba los setenta.
Quien gritó perdió la pista
Y pensó en los años treinta.
Costumbre republicana
Que al acabar un mitín
Lanzaran unas monedas
Poniendo así al acto fin.

¡Qué caigan ya las pesetas!
No hizo efecto en el momento
Fue después por otras metas
Cambios y acontecimientos.
El paisano fue adivino
Pese a que era su intención
Pillar “pelas” en camino.
Intuyó la deflación.
En el collages las ves
A lápiz muy bien rayadas
Al derecho y al revés.
¡Aunque ya no valgan nada!
Sólo para colección.

¿Do fueron esas pesetas
Que reinaron tanto un día
Y que nadie se las queda
Porque no tienen valía?
¡Qué caigan, que vengan euros!
Y mejor si es un montón
El paisano hoy gritaría.
Pero eso es ya otra canción.

miércoles, 26 de agosto de 2009

lunes, 17 de agosto de 2009

Y LA CRUZ DE PIEDRA
































































































































1-Peromingo no sabe que al escribir su poesía: -Buenas entraditas / tiene La Alberca San Antonio, la Puente / Y la Cruz de Piedra-. Que la cruz de piedra de granito que tiene esculpidos los atributos de la Pasión, estaba a la entrada del pueblo (en esta foto de 1930 se puede ver rodeada de huertos, nogales, castaños,…

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

2-En esta otra foto de la Plaza Mayor también del año 1930 se ve la fea verja de hierro y en su lugar se puso la cruz de granito que estaba en la entrada.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------
3-En nuestro collage ves perfectamente donde se pone la cruz, al fondo quedan las primitivas escuelas, después salón de Matías (donde había un organillo). Posteriormente Gabi volvió a poner otro salón de baile.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------

4-¿Y qué pasó a la entrada del pueblo al llevarse la Cruz? Surgió la polémica a algunos les gustaría más a la entrada y a otros en su sitio actual
La verdad que la entrada del pueblo estaba muy abandonada. Por los años 1969 ó 1970 escribí este artículo en el Adelanto periódico de Salamanca (ha perdido la fecha ) si le lees puedes enterarte de la cómo fue la inauguración de esta Plaza dedicada al Padre Arsenio.


5-La foto ya es de nuestros días con las columnas y la nueva Cruz de piedra, decían que se había hecho en Galicia y bien puede valer para la coplilla de Peromingo:
Buenas entraditas / tiene La Alberca/ San Antonio ,La Puente / Y al Cruz de Piedra.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
6-Esta otra Cruz, la que actualmente está en la Plaza Mayor del pueblo y estuvo a la entrada más de que “de entrada es de salida” pues pocos lugares de España han sido fotografiados, pintados y han salido en películas, periódicos, libros ,revistas,.. como esta incomparable Plaza Mayor albercaza tan alabada y descrita con su cruz, fuente, característicos caserones con soportales y balconajes que hicieron decir a Ortega y Gasset: “La época actual, no obstante sus pretensiones de riqueza y prurito de lo confortable, no puede hacer un alarde semejante”.

domingo, 16 de agosto de 2009

LA ERMITA DE SAN ANTONIO




























LA ERMITA DE SAN ANTONIO

-A Peromingo le encanta la Ermita de San Antonio y se atreve a “collagearla”, un parecido como fuera antes: con borregas, pozo de agua a la derecha y el eterno palo de telégrafos. Escribe sus vivencias poéticas y dice así por las buenas: “¡esto para la blog de Isidro!”. Y la verdad , yo ya me estoy cansando, tendré que inventar otro personaje pues Peromingo “vuelaplumea “ demasiado. Y luego, ya sabes, las correspondientes críticas me las llevo yo; que si esto es poesía barata, que si ahora por lo de la crisis, etc, etc.- En fin, vamos a ver por donde salimos…-

Buenas entraditas
Tiene La Alberca:
San Antonio, La Puente,
Y la Cruz de Piedra.

San Antonio ¡Vieja ermita!
(¡Pero si siempre está nueva!)
Refugio de paseantes
Y de rezos de mozuelas.
Si quieres tener novio,
No recuerdas, pierdes algo.
El asunto es tan obvio
Que con esto ya me valgo:
¡Pídeselo a San Antonio!


Buenas entraditas
Tiene La Alberca
San Antonio es la ermita
Que está más cerca.

¿Y San Blas, ya no es entrada?
¡Hombre sí!... Para Batuecas.
¡Callas el Humilladero!
(El camino que va a Leras)
Y San Marcos, y Majadas
¡Ya vendrán… no seas fiera!


Buenas entraditas
Tiene La Alberca
¡Haz un alto en San Antonio!
Que ya el pueblo está a la vuelta.

Aquí se charla, se reza,
Y se raja a lo bajito:
“¿Le robaron las manzanas?
¿Las nueces? Y… ¿ las cerezas?
¿Pisaron el sembraíto?”
¡Ay San Antonio Bendito!
Que costumbres más insanas.
Dirás inmensa bajeza

Si les pillo con el sacho…
Les “revuervo” la cabeza
No te metas en conflictos
Sólo son unos muchachos.
Pero me tienen ya frito…

¡Me voy “pa” la Correera!
¡Eso es “na”! ¡Qué esta cerquita!
Yo me quedo aquí en la ermita
Una novena me espera.
¿Novena?... ¡ no ves tú “ná”!
¡Anda guasa ya a “callá”!
¡Vete “pa´l” “Prao” la Carrera

Buenas entraditas
Tiene La Alberca:
San Antonio. La Puente.
Y la Cruz de Piedra.

sábado, 15 de agosto de 2009

DONDE SE HABLA DE MARRANOS,CERDOS,...





























-Collage,subida a la calle del Tablado-

-->
DONDE SE HABLA DE: MARRANOS, PUERCOS, GURRINOS, CERDOS, COCHINOS,…
Me dice Peromingo que está un poco preocupado que en ese verso de “criando buenos marranos”-de la anterior blog- teme que alguien lo interprete mal. Yo le he dicho que de pequeños si alguien nos preguntaba: ¿Tú qué eres? Al instante contestábamos: ¿yo? albercano. Pero no dábamos tiempo al preguntón a que nos contestara y éramos nosotros lo que apostillábamos: “cochino y marrano”, “para servir a Dios y a usted y si tiene una perrita que me la dé”. La maliciosa pregunta quedaba aclarada y ¡con mucho orgullo, eh! . Porque hay que ver la industria que ha proporcionado ese animalillo aquí en La Alberca. (Mejores que los de Guijuelo sin punto de comparación)
¡Cómo no íbamos a ser cochinos de pequeños si lo que más nos gustaba era jugar a hacer pozas en la tierra con el agua que se salía de las fuentes!
¿Y las nueces? ¡Qué no ensuciaban también las manos!. Cogerlas verdes, clavarlas en un palo y utilizarlas como armas de guerra contra los de otros barrios era juego muy corriente, ahora que limpiar después las manos era terrible
¿Y con las moras qué? Qué estaban riquísimas (se entiende las de las zarzas) las otras ya es problema de inquisiciones y a nosotros no nos atañe eso por ahora. Lavar las manos y la mancha que te caía en la camisa si era tema conflictivo. A algunos niños les tocaba recoger cagajones por los caminos y no tenían tantos problemas de alergias como hay hoy en día. Y las patatas así tratadas eran patatas no estas que compramos que parecen laminillas de plástico.
También te diré que si te picaba una avispa (cosa muy corriente) meábamos en la tierra, hacíamos una bola, la refregábamos en la picada y remedio divino (sin contraindicaciones). La retahíla era bien clara: “sana, sana culito de rana (o receta albercana) si no sanas hoy sanarás mañana”.
Pero lo que más nos encantaba era manipular la pólvora de los cohetes que no explotaban, detrás de una pared o de un portalón prendíamos la mecha y explotaba de tal manera que si había mujeres cerca cosiendo al corro en un rincón se levantaban, cogían un palo y salían tras nosotros: “ya os pillaré “aluego”. Y sobre todo a ti ¡médiquillo armadanza! Y encima mi padre se lo creía. ¿Cómo no se lo iba a creer si le quitaste seis paquetes de caldo de gallina y os lo fumasteis detrás de la Sierra de Calentino? Tu padre te castigó seis días sin salir de casa y encima corrió la voz por el pueblo que te habían colgado del balcón… Sabían mejor que los cigarros de papel de periódico envueltos con hojas secas de nogal, eso lo pueden atestiguar: Kisco Estoque, Juanito, Faustino el de la señora Claudia, Minuto, Gerardo, Benito el Herrero,… ¡Ves como lo de cochino y marrano iba también por vosotros los muchachos! Y por los animalillos que se llevaba el pastor al Cercado. Te acuerdas cuando volvían por la tarde por la Puente ¡cómo corrían! Nos poníamos a torearlos y alguno si podía te lanzaba un “bocao”. Lo que si te digo que para las familias el cerdo era el principal sustento y que había gente que se iba a Madrid a vender jamones, chorizos,…
Y de los otros “marranos”, hablando un poco de historia ¡qué me dices!, se sabe que hubo falsos conversos que así los llamaban, que un pueblo de por aquí se llama Caminomorisco, que hay escudos de la Inquisición,… Pero eso ya es tema de un estudio más profundo.
Peromingo termina saliéndose con una de las suyas:
Mi orgullo es ser albercano/ antes que ser salmantino.
¡Pero cochino y marrano!/ Eso me importa un pepino.
Ya quisiera Salamanca / ser mucho más que La Alberca
Si es carbonerita blanca/ sin “na” de sal, manca y terca.
Primero ya ves La Alberca/ Y después Mi Salamanca.

martes, 11 de agosto de 2009

CORRE AGOSTO: DEL PROFUNDO SENTIMIENTO RELIGIOSO A LA ENTUSISTA ACTIVIDAD TEATRAL



















































-->
CORRE AGOSTO: DEL PROFUNDO SENTIMIENTO RELIGIOSO A LA ENTUSIASTA ACTIVIDAD TEATRAL
Hay personas que realizan sus actividades con tanta pasión y esmero que seguro que tienen un “don” especial y único para las mismas. Transmitiendo, posteriormente, su mensaje con un peculiar “toque” que les honra y caracteriza ante sus paisanos. Quizás estas personas son menos conocidas que otras porque sus actividades se hacen poco de cara al público y también porque ellas prefieren hacerlo de una forma íntima y callada.
Mas, ya que mencionamos la palabra “toque” nos viene como anillo al dedo para recordar a Moisés Serrano. Sencillamente Moisés para todos sus amigos y paisanos de La Alberca. Porque, después de estar todo el día trabajando en el campo y en tiempos tan difíciles de emigración siempre se podía disponer de él cuando las circunstancias lo requerían. Y, allí estaba Moisés para pedir por las Ánimas Benditas, ayudar en oficios religiosos, enseñar y ensayar loas, comedias o actuaciones religiosas. Y sobre todo para tocar con un cuidado especial los diferentes toques de campanas que sabía realizar con ese don tan magistral y entusiasta que le caracterizaba.
Si el suceso era triste, Moisés hacía casi hablar a las campanas, transmitía su hondo sentimiento que lentamente se desparramaba por todas las calles, esquinas y hogares del pueblo; y que, al instante, hacía acallar el bullicioso griterío de los juegos de niños al aire libre.
Si el acto era festivo, Moisés impregnaba en el tañido de las campanas su alegría y vocación teatral con tal impulso que raro es que alguien no le acompañara al instante con el estampido de un ruidoso y espontáneo cohete.
Durante cierto tiempo y en mis ratos libres me dediqué a cazar sonidos con un magnetofón de cinta que con el tiempo me las jugó (extraña afición como la de aquellos que se dedican a cazar tornados o ciclones) pero que en La Alberca de los años sesenta bien merecía la pena. Grabé voces de demonios, bandos, cánticos de vecindad, toques de campanas, de gallinas que se perdían, toques de tamboril, cánticos de procesiones,…
De aquel estupendo archivo sonoro hoy apenas me queda una cinta casete. Y mientras escucho la misma y reconozco la voz de Moisés recuerdo también a su mujer Francisca (la paciencia que tenía cuando nos vestía de niños con ropa albercana para algún acto conmemorativo) Y mientras escaneo de esa estupenda revista –Cateja Teatro-25 años- la foto de Moisés; hago un Collage de la Plaza del Solano, monto el escenario de tiritas de papel a mi gusto y antojo y recuerdo a Moisés y Francisca con esa fe de auténticos cristianos.
Finalmente me viene a la memoria el Toque de la campanilla de la Oración de las Horas de su balcón, que tengo recogida en mi artículo Crepúsculo en un pueblo de Castilla y que empieza así:
Pongan todas atención/ las almas en general / para que sientan sus penas/
en el reloj que va a dar:/ Pecador las once son/ y en ellas contemplarás/
que en el mundo todo acaba,/ como estamos, estarás./
Pero…Corre Agosto y Moisés desde allí arriba nos inspira y nos alerta:
¡Paisanos! Siempre hay demonios/ que quieren que no haya fiestas
“¡Dadle”, el alto! En San Antonio/ Y mandadles “pa” las Mestas,…
Y acabando en tono festivo nuestro buen amigo Peromingo, el que vive en las Peñas Tiritinas, carretera de las Batuecas s/n, termina así aconsejándonos:
Y a vosotros albercanos / que la crisis os acecha
No olvidéis que así se apecha / criando buenos marranos.

sábado, 1 de agosto de 2009

LA ALBERCA -UN PUEBLO QUE ARRANCA ADJETIVOS

UN PUEBLO QUE ARRANCA ADJETIVOS
Por todos los sitios por donde he estado mi mayor satisfación ha sido decir que soy de La Alberca. Al instante surgía alguien que decía: ¡Ah, ese pueblo es muy bonito!
Y enseguida le contestaba: ¡Bonito, bonito…! Para bonito, bonito. Marbella, Torremolinos, Arcos de la Frontera,..
Bueno- contestaba mi interlocutor-, para que mejor me entiendas quería decir: interesante, peculiar, típico, de calles estrechas, plaza porticada, costumbres antiguas
Y así comenzaba a desarrollarse la descripción del lugar…














EL LENGUAJE DE LAS CAMPANAS


















































EL LENGUAJE DE LAS CAMPANAS

I- A modo de introducción:

Peromingo que tiene la suerte de vivir (en verano) en el mejor lugar de su pueblo , el alto de las Peñas Tiritinas cuenta que hace poco tiempo estuvieron en La Alberca los del programa Cuarto Milenio que dirige Iker Jiménez y que subieron a hacer fotos a lo más alto del Torreón del Campanario de la Iglesia como se podrá ver en nuestro collage.
Querían nada menos que conocer los secretos del cielo albercano, esa religiosidad tan profunda que da vida a nuestro pueblo y que sólo las gentes del lugar saben sentir y transmitir. Sin duda alguna, que necesitarán acudir más de una vez si no se quieren llevar una idea muy superficial del lugar.
Peromingo al vivir en un alto tan alto y ,también, tan fuera de sí (mismo), se atreve nada menos que a tutear al torreón del alto del campanario para conocer el lenguaje de sus campanas. Con su natural atrevimiento se desmadra bastante, pues lo quiere hacer nada menos que en romance paladino (mejor dicho” para y dinos”), a vuelapluma o corretecla. Y eso va a enfadar a los buenos poetas y escritores que hay en la localidad que seguro que le dirían antes de publicar algo procura primero que tus escritos los revise (y escriba) el sacristán, el médico o el barbero por eso de… cuatro ojos ven... Pero Peromingo (discúlpesenos la cacofonía y posterior redundancia) es como es, como de su pueblo, vivo, espontáneo, veraz y lo que el dice “dice”, y “salga el sol por Antequera”; que otros que escribieron libros pasaron muchas días ocupando el tiempo del corrector - colaborador y al final pusieron sólo su nombre, conformando al desinteresado colaborador con unas cuantas piezas por si tenía algún compromiso. “¡ Habrase visto¡”

II- Las mejores mensajeras
Las noticias en los pueblos, antes, corrían a cargo del alguacil. Eran los encargados de la transmisión oral con su peculiar bocina y canto, junto con el natural boca a boca de sus vecinos. Posteriormente el altavoz fue lo más moderno y anti-invasor que se podía escuchar. También había otro tipo de noticias, de actos, de acontecimientos tanto religiosos como sociales que transmitían el toque armonioso, singular y significativo de la voz del bronce de las campanas. Las personas del pueblo estaban familiarizadas con esos toques y así conocían la señal del ángelus, de las misas, el toque de fiesta, de entierros (ocho campanadas una mujer, nueve un hombre), de arrebato (fuego, tormenta). Del toque último de la campanina, de la señal de ánimas, dobles (funerales), “de la matraca” en Semana Santa, del “esquilón” indicando que había toro o comedia,…
Son la voz del pasado y es posible que sean las más fuertes, potentes y sonoras de toda la comarca ya que fueron orgullo de sus antepasados. En las grandes fiestas tienen de introducción la campana del reloj con su acento metálico, familiarizado y seco, seguido del toque de la campana con bronce más fino y posteriormente la del tañido más grave; después ambas se van alternando con su agradable cantinela (La Asunción es mi patrona/ y yo con gran alegría/ desharé nubes y vientos /cantando el Ave María). Dentro de la Iglesia también hay una rueda de campanillas y hasta el cerdito de San Antón hace gala de su campanilla por las calles del pueblo.
La devoción popular puso también otra campanilla en lo alto de una casa que los primeros viernes de mes acompañaba a las devotas en el rezo de las Horas de Animas .
EL LENGUAJE DE LAS CAMPANAS

Apenas el día nace
Un toque alegre desgranan
Armonioso que complace
El mensaje que proclaman
¡Te lo dicen las campanas!

Ya el viento sopla con fuerza
Y el metal es un lamento
Y sientes la ligereza
Lo fugaz que fue el momento.
¡Qué tristes son esas notas!
¡Qué profundo el sentimiento!
Lloran…Sienten…Hablan…Rezan…
¡Te lo dicen las campanas!

Hoy voltean como locas
Las aves vuelan molestas
Alcanzan tan altas cotas
Que entusiasman, son sus fiestas.
Se entremezclan con cohetes,
Tamboriles, castañuelas,
Bullicio de tenderetes
Y en el cielo mil candelas
¡Las ilusiones son sanas!
¡Te lo dicen las campanas!

Reflejo de nuestras penas
Alegrías y dolores.
-Hay quien dice son “cadenas”
Sonidos embaucadores.-
Para el pueblo, almas buenas,
Entrañables transmisiones
Bien devotas o paganas
Fuegos, tormentas, reuniones,…
¡Te lo dicen las campanas!

Comprendo quien vive al lado
No le agrade el campanero
Y diga:¡insonorizado!
¡Lejos de Jaén!, estar quiero.

Mientras el tubo de escape
Se recrea en mi ventana
Y…, ¡un altavoz!,…¡qué derrape!...
¡El del butano se explana!
Sirenas, radios de coches,
Gritos, voces,¡más jarana!

Y al comenzar la mañana
Cuando se acaban las noches
Y es “estrella” el botellón
La barbarie ya es hispana
Llega un terrible dragón
Con tal arranque y bravura
Que eso es ya la extremaunción
¡El camión de la basura!

Las campanas de mi pueblo
Si que me quieren de veras
Cantaron cuando nací
Y llorarán cuando muera.