viernes, 28 de noviembre de 2014

HIMNO CASTELLANO-LEONÉS:LEVÁNTATE MORENITA


EL HIMNO CASTELLANO-LEONÉS: LEVÁNTATE MORENITA
Dice, y canta, el dúo Candeal que llevan 25 años proponiendo que “Levántate morenita” sea algún día  el himno de Castilla- León. Y antes, mucho antes, que saliera esta reciente exaltación comunera, en pleno franquismo, en nuestros pueblos de Castilla y en especial en La Alberca cantábamos ya esta canción con signos propios de identidad por entonces popular.
 Nosotros recordamos en nuestra niñez como en La Alberca la cantábamos cogidos del hombro al atardecer y rondando por las calles del pueblo.  Y cuando no se podía cantar, como en Semana Santa o en momentos determinados, se tatareaba por lo bajini.
El tamborilero en fiestas o en pasacalles  también la entonaba para animar el ambiente y aunque no surgiera la exaltación patriótica de la comunidad unia a todos con sentimientos de  cercanía y de identificación local o si se quiere más, castellana.
La letra albercana dice así:
Levántate morenita
Levántate resalada…

Levántate morenita
Que ya viene la mañana
Levántate.
Que ya es de día
Y ya se ve
Que ya es la hora
De venirte a ver.

A la una, canta el cuco.
A las dos, la "cotovía".
A las tres, el ruiseñor.
Y la las cuatro, viene el día…
Levántate.
Y se seguían los versos y estrofas enlazando unos con otros.
No era extraño que cuando la morenita se había levantado se quisiera continuar con ella y no dejarla sola. Por eso esta canción se enlazaba con la también clásica albercana de…
Dime donde vas morena
Dime donde vas salada…
Voy al río de Batuecas
A lavarme con sus aguas.
Porque dicen que se pone
La cara muy "reteguapa".
Dime donde vas morena
Dime donde vas salada…
Y se seguía enlazando con el estribillo anterior del cuco, de la cotovía, del ruiseñor y de a las cuatro que es cuando viene el día.
Y si algún día llega a cuajar como himno, que sepa Candeal que en La Alberca por 1950 también surgió en las entrañas del mismo pueblo y su versión es más clásica y original que la que canta hoy el mismo dúo.
































































































































































sábado, 22 de noviembre de 2014

PILAR CON 95 AÑOS























PILAR TIENE 95 AÑOS
Pilar tiene 95 años y está perfectamente de salud y de memoria. Y además nos lo demuestra cantando el Particulillo, letra de la alborada que hicieron las jóvenes albercanas para la boda de nuestro padre.

Vive  en la casa donde vivieron sus padres  en el Barrio Nuevo, en el piso de arriba, que tiene un balcón excelente con vistas a la Plaza,  a su hermosa Cruz y singular fuente.
Recordamos la  morera que tenían en  la huerta de la casa cuando su hermano Ángel iba a estar con ellos  en los veranos y nos sorprendía tocando un acordeón de teclas que hoy sería una magnífica pieza de museo.
Pilar, nos cuenta que cuando se quedó viuda en aquellos  difíciles años  de la pot-guerra en una ocasión recibió una donación por parte de Don Mauricio, que por agradecimiento al pueblo quiso ayudar a aquellas familias que pasaban por un mal momento. Luego marchó a Salamanca, Trabajó muchos años en la COPE, eso le sirvió para ser una buena embajadora albercana y así contaba a los locutores y presentadores cosas de su pueblo que quedaban admirados. Como tuvo con ella unos años a su madre, la señora Matilde, esta intervino en varias ocasiones en  programas radiofónicos sobre la Sierra de Francia. Son dignas de admirar esas grabaciones, algunas de las cuales ofrecemos en nuestro blog, recitando poesías, relatando salmodias, cantando canciones con el más puro acento albercano.
 Si, amigo lector, picas en Audio y  podrás escucharlas. No es muy buena la grabación pues fue realizada por los años de 1960 y un pico.
Presentamos esta serie de fotos que ilustran y adornan algunas facetas de Pilar en su vida albercana
X- Pepe y Matilde, padres de Pilar
X- Matilde junto a la entrada de la huerta de su casa del Barrio Nuevo.
X- Pilar de joven.
X- En el balcón de la casa del Barrio Nuevo.
X- Con su hermana Goya
X- Limpiando grosellas
X- Haciendo turruletes.

En cabeza de todas estas fotos y textos. Pilar con 95 años.
















































































































domingo, 16 de noviembre de 2014

CAMINOS






















CAMINOS
Pero Amigo -seudónimo de Peromingo- ha visto en  “Salamanca RTV al día”  estas estupendas fotos  de Rosa Gómez que merecen ser valoradas. Van acompañadas de un magnífico texto de José Luis Puerto, escritor y poeta de renombre.
Después se ha quedado pensativo, ha compuesto estas trovas que ha mandado Vía Peñas Tiritinas y Alto del Arrol´Huevo a “La Alberca en sus tradiciones” y ha seguido indagando caminos.


EL CAMINO
A la derecha un camino.
Otro a la izquierda y la cruz.
No es política. Es destino.
Si vas o no hacia la luz.

Y mires como lo mires
Y tires a donde tires.
Al pasar tú mismo eliges
Hacia donde te diriges.

Que la sombra corrobora
Que va derecho y de frente.
Ir de lado ya no es hora
Y la cruz, guía excelente.





























miércoles, 5 de noviembre de 2014

LOS CASORIOS




















LOS CASORIOS

Mi amigo Peromingo que como mucha gente sabe vive en lo más alto de las Peñas Tiritinas, Avda de la Copa del Pino s/n. me dice que aquí en La Alberca cada época del año tiene lo suyo, y que como él es de los míos; es decir, que se interesa de las muchas cosas buenas que tiene nuestro pueblo, me manda vía internet está fotografías y estas trovas que ha hecho para que la gente no se divorcie del dulce de su lugar de nacimiento, pues buenos los hay en todos los sitios pero como los de su pueblo ¡ni hablar!. ¡Pues ahí va eso!
Las cosas de mi lugar
Lo mejor del mundo entero
¿Las quieres promocionar?
¡Pues vamos! Que aquí te espero

Y hablando de trovas, romances y letrillas que corren por el lugar, éstas que son tan ricas   dice que espera que nos agraden.

Hay un famoso refrán / que con esta frase arranca
“Si a usted le gusta saber
¡Váyase a Salamanca!”

¡Pero bueno! ¡Vaya plan! /Si usted lo tiene más cerca
Para poder aprender.
No lo dude está La Alberca.

Me dirá ¡Vaya tostón! / Siempre hablando…-¡Y no vea!
De su exquisito jamón
Del turrón, de las obleas,…

Pues no ¡Que no haya peleas! /No le voy a hablar de bodas
Ni cuartillas, ni cohetes
De algo que está de moda
Mejor que sus turruletes.

¡Pero ya está bien amigo! / de tan amplio repertorio
¡Larga ya!... que estoy contigo
Y pienso que es  meritorio.

¡Mira! Se hace con higos /-que es su mejor envoltorio-
¿Y nueces?- lo que te digo-
Ya lo sé, son Los Casorios.

Tan bien se juntan y casan / y el sabor tan exquisito
Que si prueban les repito
Más de cinco…¡Y se pasan!

Dices que… ¿de Salamanca? / ¡Qué no! Y el platito  ya acerca.
Que nuestra sierra es muy franca
LOS CASORIOS, de La Alberca.






















sábado, 1 de noviembre de 2014

UN TIEMPO PARA LA MEDITACIÓN


















UN TIEMPO PARA LA MEDITACIÓN
Se acaba octubre. Un tiempo sin palabras o empleadas las justas para los momentos más oportunos. Y se aproxima con días veraniegos noviembre. Atrás quedaron  tormentas de vientos y  de aguas.  Esperamos que llegue por fin el frío propio de esta época.
Un tiempo para la meditación. Para asar castañas en la lumbre de suelo y sentir como saltan los calboches despojándose de su cáscara. Exquisitos manjares que con una pinta de aguardiente y en campechana  mesa de  cortinal, animan las tertulias del otoño.
La luz del farol trae el recuerdo de los que se fueron y reanima a vivir entre nosotros su vida eterna con la oración.
Lloverá de nuevo  y se empapará  la hojarasca del campo; algunas nueces y castañas  permanecerán ocultas entre la misma hasta que las descubra el cerdo o el jabalí.
“Quién no entiende de setas, que no se meta, que no se meta” dice nuestro particular refranero. Y más aún, así de sencillo:”Sombrero y anillos, y estamos mentando los cogolmillos”.
Sale el sol: Veranillo de San Martín. Y yo no sé de cuantos santos más, pues se alarga demasiado. El fuerte calor desprende lánguidas cortinillas del vapor  de los tejados y de las maderas de castaño de los viejos caserones.
El paisaje cambia y gana en multitud de colores que contrastan con el azul, siempre vivo y puro del faldón de la Peña de Francia.
En los balcones o corredores, de cara al sol, no faltan las mantas extendidas  de  fréjoles, aquí frejones. Y en plazas, esquinas o  rincones se forma el amigable grupo  de quienes los van pelando poco a poco, en animada y confortable charla.
De las avispas no te fies que aunque andan a lo suyo si pueden picar, pican.
La campana de la torre deja caer  todos los atardeceres sus lentos  y debilitados toques invitando a las gentes al rezo de las oraciones, del rosario, de las plegarias de las horas, de las ánimas del purgatorio,…
Es un tiempo de recuerdos, de profundos sentimientos, de meditación. Y nos vienen a la memoria aquellos continuos toques de campanas del día de todos los Santos.
Federico Muelas que estuvo y conoció La Alberca cuando el Congreso de los Poetas nos habla que haría falta una Agrupación de Amigos de las campanas. “De esas voces limpias y cantarinas que resumían mejor que pudiera hacerlo la frase o el color, el verdadero carácter del lugar”

Familiaricémonos con sus toques, diferentes tañidos, dobles, dobles tañidos, repiques, repiqueteos, voleos, balanceos para que expresen con sus sonidos exactamente el mensaje que debían transmitir y que anuncian bodas, fiestas, bautizos, oficios religiosos, funerales, fuego en los campos, etc…Unidos también a los tiempos de meditación, reunión  y recuerdo en La Alberca no pueden faltar  los guisos de carne asada y si cae alguna pinta ¡qué le vas a hacer!...el muerto al…y el vivo al jolgorio.