martes, 31 de marzo de 2015

ENTRE EL TIPISMO Y EL COLORIDO. LA PROFUNDA FE RELIGIOSA









































 ENTRE EL TIPISMO Y COLORIDO,  LA  PROFUNDA FE RELIGIOSA
Esta es la auténtica Semana Santa albercana, la que nosotros añoramos y tantos llevamos en nuestra memoria, en nuestro recuerdo, en nuestra realidad.
La imagen de esta señora, con sus arrugas bien marcadas, cara de preocupación y fe. El hacha, el rosario en la mano, su atuendo negro, son los rasgos más característicos de esta semana de Pasión.
En otra imagen, vemos desfilar en perfecta armonía a estos serranos con sus capas negras y con la máxima dignidad  de una fe consistente. Caminan con el mismo porte que realizan  los  cardenales de la curia romana. Llevando en el sangrante atardecer del horizonte la mejor reproducción del dolor y acompañamiento del entierro del Hombre bueno.
Quien quiera vivir la realidad de estos momentos, póngase a un lado de la calle mientras pasa la procesión, permanezca en silencio, no pierda un solo detalle con su mirada, viendo este cortejo fúnebre que realizan los naturales de nuestro singular pueblo.

Al paso de las imágenes si se santigua y hace una leve  inclinación con la cabeza o  sentida genuflexión comprenderá la fe de estas gentes que todas las semanas santas vienen ofreciendo de un terrible calvario,  que más tarde será Gloria y resurrección.




















































































lunes, 30 de marzo de 2015

EN TIEMPOS DE SEMANA SANTA- DANDO LA MATRACA-
















 EN TIEMPOS DE SEMANA SANTA
-DANDO LA MATRACA-
A los niños de todas las épocas les encanta dar la matraca; si no, no serían niños. ¿Qué le pregunten a un chavalillo de hoy si él comprende que viendo el hornazo no lo puede empezar a comer hasta el día que la familia lo tenga destinado? Mientras tanto tendrá que DAR LA MATRACA y eso es lógico. Y si alguien quiere que comprenda eso de bulas, abstinencias y ayunos seguro que esas enseñanzas irán al fracaso.
Ayer, había que representar los tormentos y dolores que sufría Jesucriso y como las campanas a veces son muy alegres y cantarinas, no valía que se las forrara el badajo. Entonces a alguien se le ocurrió la idea que en época de Semana Santa se colocara en lo alto de la torre un artilugio a modo de dos planchas de madera con unos badajos de modo que sonara cuando se diera vueltas con una manivela. Se acababa de inventar la Matraca.
Los albercanos también tuvimos nuestra propia Matraca (hoy desconozco su existencia). Entonces, cuando el Solano se llenaba de gente, esperando la entrada en la iglesia como las campanas estaban de luto y la traviesa campanina tenía la boca tapada con un esparadrapo. El toque de entrada se hacía con una voz grave a modo de huesos que chocan unos con otros ¡La Matraca!
-¡Quisca!- se decía en voz baja- que ya ha tocado la matraca y el niño como se trataba de hacer ruido ronco, profundo y suave cogía “la carraca” que le había hecho su padre que era un palo de madera que daba vueltas a una pequeña caja con una de sus maderas sueltas.
 Goyo Mañanita, fue un carpintero excelente y sus hijos los propagandistas de unas matracas que todos los niños de aquella época envidiábamos por lo bien que estaban hechas; aunque las nuestras siendo peores daban más la matraca y si abusabas de ellas te podía caer un buen coski…¡Todas las cosas en su justa medida!
Pero si no podías cantar y con la matraca en vez de animar dabas la lata, la niñez estaba deseando que llegara la Resurrección. Y así el domingo te podía caer un buen “cacho de hornazo”, recibías la donación monetaria llamada “el pendón” y con ello podías comprarle a Sergio un cucurucho de chochos ( sí, chochos hablando en claro, aquí se llamaban así a los altramuces).
Pero hay que tener paciencia que el jueves va salir Juítas.
Tristes días de Semana Santa. ¿Tristes? Con lo simpáticos que eran los pegotes en una cabeza recién peinada…¿Ves? ¡Otro coski!
 Eran épocas alegres y tristes, de matracas y de ver como las serranitas que habían ido contigo a la escuela empezaban a hacerse mujeres tan bellas como las campaninas que alegraban sus prados primaverales.
En la puerta del señor Cacharro, Fausti, Quisco, Juanito, Minuto, Gerardo,…y el que escribe nos hemos puesto a cantar eso de: “Dale de betún, dale de betún, a las botas/ dale de betún, dale de betún, que las tengo rotas. Se han enterado al instante las vecinas y lo primero que han dicho: ¡Cómo les gusta dar la matraca! Sabiendo que en Semana Santa no se puede cantar… ¿Enterados?....Sí, mande… Pues ¡Chitón!






























viernes, 27 de marzo de 2015

IMÁGENES CON HISTORIA -HAY QUE SACAR A "JUÍTAS"


























IMÁGENES CON HISTORIA

Te parecerá extraña esta fotografía y dirás. ¿Qué hacen estos tres señores con ese muñeco en brazos? Un respeto, de muñeco..¡nada!.  Él es D. Lorenzo, “el granaíno”,
Judas Iscariote o “Juítas”, como se le llama familiarmente en La Alberca.
Pues el caso es que estos tres paisanos – con sobrenombres de Toya, Estoque, si no recuerdo mal,..- han venido a buscar a D. Lorenzo, a la casa donde suele vivir todo el año. (Foto de Ana Muñoz)
 Yo recuerdo que con el señor Chagal, vivió en la Calle del Tablado durante mucho  tiempo. Hoy le he perdido la pista y trataré que me informen de la "Casa de Acogida" correspondiente.
Pero…bueno. ¿A dónde van con  él? Pues mira, a la iglesia parroquial. Es solamente ave de paso  y viene a hacer negocios a cuenta de  Jesús y luego a procesionar por sus calles. Al no ser santo, sino traidor, no tiene sitio permanente en el templo albercano.
El pobre “Juítas”, el día que sale en procesión “las pasa” un poquito canutas, pues la gente no deja de mirarle y a él esto le incomoda.
Seguramente que Don Luis de Góngora  le conoció y de ahí viene eso de:” Erase un hombre a una nariz pegado, erase una nariz superlativa, érase una nariz sayón  y escriba, érase un peje espada muy barbado”. (…)
Si la autoridad no se daba cuenta  antaño, cuando se fumaba, le ponían   de momento un cigarro en la boca y ya estaba viva la anécdota del día
Lo que sí te aseguro, que si no conoces esta extraña milagrería, te contaré. “Juítas” es un personaje con poderes. Si mira para  una parte del pueblo que llamamos el Hoyo, dicen los naturales que habrá muchas patatas este año. ¿Y si lo hace para L´eras? Manzanas, nueces, castañas, peras,...
Y ahora ¿Para dónde mira? Pues lo sabrás si vas ese día  a La Alberca, observa y pregunta. Hubo unos años que miraba para Alemania, Suiza,…
Lo importante -me dice un amigo- es que mire para el pueblo y se deje de historias, que algunos sois muy amigos de inventarlas y sacar poco provecho. Bueno , pues tiene que haber de todo en la vida  ¿Verdad Iscariote?
Hay quien cuando pasa a su lado le enseña disimuladamente el boleto de la lotería

Aunque tú con eso de las monedas fuiste bastante espabilado, un avanzado de tu tiempo.  Continúas  estando en plena actualidad y no nos gusta señalar a nadie, ni tomar partido en estas cosas…



jueves, 26 de marzo de 2015

LA ALBERCA MONUMENTAL- y-- I I I- PUEBLO BELLO



























LA ALBERCA MONUMENTAL-III- PUEBLO BELLO

PARA REVIVIR, LA ALBERCA

                                    -I I I-  PUEBLO BELLO

Nadie podía decir en la década de los cincuenta que La Alberca era un pueblo bonito pues enseguida surgía la comparación –Santillana del Mar, Arcos de la Frontera, Marbella, Torremolinos,…-
La Alberca era indiscutible en sus adjetivos: típico e interesante como pocos.
No obstante el pueblo emigraba en grandes proporciones y los naturales que allí vivían eran espectadores continuos de la conservación que hacían organismos como Bellas Artes. El cine, la televisión, el turismo fueron  motivo también que  el tipismo y la tradición se fueran perdiendo. Quedaban acontecimientos y costumbres aisladas de verdadero valor –las fiestas de Agosto, la Loa, el cerdo de San Antón, la mujer de las Ánimas,…-Y surge una pavimentación más adecuada a los tiempos actuales. Parece una broma pero la prohibición que “anduvieran las gallinas por la calle” o que las cuadras donde vivían junto al hombre –caballos, cerdos, vacas, cabras,…- se convirtieran muchas de ellas en tiendas de recuerdos, cesterías, o se adaptaran para otros fines,
dieron lugar  a que comenzara una nueva forma de vida.
La juventud no tenía salidas, la natalidad grande  y quienes tenían huertos, fincas y más medios estaban aferrados a su tradicional forma de trabajo.
No les agradaba ya a sus menos habitantes tener que pasar por sus calles con las caballerías cargadas y menos tener que descargar un camión de paja pongamos por ejemplo.
 El pueblo empieza a perder su carácter rural, aldeano y un niño de Sevilla conoce mejor, pongamos por ejemplo, las deposiciones de un caballo que los chavalillos que viven en estos lugares turísticos.
Parece increíble pero la realidad así es. Y La Alberca ya figura en las mejores guías o libros turísticos como uno de los pueblos más bellos de España. El escenario se aleja mucho de aquellos caserones que en algunas calles se daban casi  la mano por los aleros de sus tejados y que las vigas hermanaban a unos y a otros. Se decía si una casa se cae, va seguida de otras tres o cuatro.
Su construcción era  perfecta, aunque algunas de ellas parecieran  desvencijadas…,  no se temía a las grandes nevadas.
En estos últimos años se han construido nuevos hoteles  e incluso grandes complejos como la Abadía de los Templarios que ofrecen excursiones, cursos de inglés, con sus diferentes actividades de recreo y ocio.
La Alberca ha ido pasando de unos a otros adjetivos, aunque sigue manteniendo el embrujo de villa medieval.
 Recobra al máximo su adjetivo de Tipismo tradicional cuando a sus habitantes de dentro o de fuera les surge la ocasión:
Un día de Semana Santa , del Corpus, de una boda,  del  15 de Agosto, del atardecer  diario del toque de la campanilla de Ánimas,… Son motivos especiales para que La Alberca reviva su pasado de “villa ancestral”.
Y hoy con su vida diaria, con su arquitectura, ambiente y tradición hace que  sea  calificado como un de  LOS PUEBLOS MÁS BELLOS DE ESPAÑA.

X -clic en las imágenes para agrandarlas
























































































































































LA ALBERCA MONUMENTAL-II- PUEBLO INTERESANTE


















ENCUENTROS CON UNO MISMO
                                   -I I-PUEBLO INTERESANTE
El asfalto de la carretera que partía desde Salamanca, llegaba justamente hasta la entrada más próxima al pueblo; al lado de la llamada Casa del Arquitecto. Y fue este arquitecto que cambió el suelo y aspecto de la Plaza Mayor de Salamanca, quien escribió los mejores libros sobre La Alberca: “El protocolo de amor serrano”, “La Casa Albercana” y “El bordado popular serrano”. Parecía como si el asfalto –la brea., se detuviera allí; para respetar  un pasado singular y único. Hemos de decir también que la carretera de bifurcación a la salida de Tamames muestra la prioridad de ciertas autoridades; la de la izquierda cuidada y bien asfaltada,  se dirige hacia Sequeros; la de  la derecha que va hacia el  Cabaco, La Alberca, Mogarraz, siempre muy descuidada.
Y en efecto, este pasado singular lo habían confirmado  grandes escritores como es el caso de Unamuno, Ortega, Legendre, Peréz Cardenal,…
Numerosas publicaciones literarias, de revistas y temas de aquel tiempo unido a pintores de reconocido renombre- Sorolla, especialmente-, y cineastas – Marcelino pan y vino, El Lazarillo de Tormes ,…-
Este pueblo tan interesante, con sus propias cercanías: la Peña de Francia y el valle de las Batuecas, empezaba a pasar de lugar climático excepcional del veraneo al boom turístico que marcaba la época. Excursiones domingueras a la Peña de Francia y visitas en grandes autocares de otras ciudades de España y extranjeras. Al igual que los continuos cursos de verano de la Universidad de Salamanca que tenían como visita especial La Alberca.
Junto al retorno de emigrantes que vuelven a su pueblo, realizan nuevas construcciones,  arreglan sus viviendas,..Los albercanos con gran éxito  se dedican a industrializar productos que habían tenido un gran valor pero que era preciso dar a conocer, explotar y exportar por modernos medios siendo ya historia el típico arrierismo  del mulo cargado por los pueblos de Castilla.
El adjetivo calificativo de "interesante", denotaba distinción, salirse un poco de lo común y alejarse del typicalis hispanis del momento, de los estereotipos. Mostraba la singularidad de un pueblo que había conservado vida, trajes y costumbres con una pureza casi medieval.Y por eso era objetivo  especial  de pintores, escritores y cineastas de todo el mundo.